El campamento UCAIMA, se funda con el nacimiento de una familia.

Amamos lo que hacemos

Rudy y Gertrie construyeron un campamento familiar que celebra la naturaleza y esos valores de aventura y familia son la base de nuestra existencia.

Sobre Ucaima
NUESTRA HISTORIA

Lo que atrae....

Nuestra historia comienza en los años 50, cuando un holandés con espíritu aventurero llamado Rudolph Truffino llega a Venezuela buscando ejercer la veterinaria. En Caracas conoce y se hace amigo del piloto Charlie Baughan, quien recientemente había sobrevolado una hermosa zona al sur del país. Este lo invita a irse con él a desarrollar un proyecto turístico en ese lugar, fundando lo que sería el primer campamento de Canaima.

Al llegar al lugar, fue amor a primera vista para Rudy, y así decide vender todo lo que tenía en Caracas y vivir en este paraíso. Durante estos años, entabla una entrañable amistad con los habitantes de la zona, los Pemón Kamarakoto, de quienes aprende a vivir de lo que la selva le proporciona.

Decide construir su propia casa en unos terrenos que los indígenas le ceden cerca del salto Ucaima. Es desde aquí que las expediciones bajo su guía salen hacia el Salto Ángel con innumerable cantidad de turistas de todo el mundo, dándose a conocer en todo el mundo como “Jungle Rudy”. Entre estos visitantes, llega una austríaca fascinada por la botánica: Gertrude Koppenwallner, con quien poco tiempo después se casaría y formaría un hogar en medio de la selva venezolana. 

Los años pasan, y el número de turistas y científicos interesados en conocer los secretos de la selva aumenta, por lo que Rudy y Gerty comienzan a recibirlos en su propia casa y así darles una atención mucho más personalizada. Es aquí donde los conocimientos sobre hostelería recibidos por Gertie en su Austria natal se mezclan con la experiencia de Rudy como guía experto de Canaima y sus secretos, brindándole a cada visitante una experiencia única a la hora de conocerla y recorrerla.

Sobre Ucaima
Sobre Ucaima

Los primeros turistas extranjeros en aquél momento llegaban porque Rudy los contactaba a través del Radio Aficionado y así promovía en Europa a través de su discurso y propia experiencia en Canaima, el campamento y estas maravillosas tierras.

Rudy fue un celoso protector de la selva, por lo que siempre buscó contagiar de este amor a cada uno de los que la conocían con él, además mantener su Campamento acorde a su entorno, buscando tener el menor impacto posible en él. Es por esto que desde sus comienzos el turismo ecológico y sustentable ha sido uno de los más importantes valores que nos han guiado durante tantos años. 

Desde este sitio, que en lengua Pemón significa “lo que atrae”, Rudy y Gerty compartieron por muchos años su amor por esta tierra con todos aquellos que se sentían atraídos por las historias de las maravillas naturales de Canaima.

Hoy, son sus hijas quienes mantienen este legado de más de 66 años: el de brindarle a todo visitante la experiencia más genuina de la selva, con una atención y servicios que mezclan el calor de hogar con los más altos estándares de calidad.

Hoy Ucaima sigue siendo esa casa fundada por Rudy, donde ahora vive Gaby Truffino, y sus hermanas, quienes reciben semana a semana en esas tierras sagradas a huéspedes de todo el mundo, en un campamento donde la aventura, la naturaleza, el calor de hogar y la excelencia se perciben desde el momento que llegas.